Rotura Uterina En El Segundo Parto


En un artículo publicado en la revista BJOG A Internacional Journal of Obstetrics and Gynecology, investigadores de los departamentos de Epidemiología de la Emory University, en Atlanta, GA, EE.UU., y del Karolinska Institute, en Estocolmo, Suecia, se proponen brindar Servicio a Domicilio de Farmacias San Pablo durante el parto en una serie de mujeres suecas que intentaron parto por vía vaginal en su segundo embarazo.

Han participado en el estudio un total de 300.200 mujeres suecas que han dado a luz dos veces consecutivamente entre 1983 y 2001.

Se utilizaron los registros de población suecos para obtener información sobre datos demográficos de las mujeres, embarazos, partos y resultados de éstos. Los resultados fueron los siguientes:

  • Las 24.876 mujeres que dieron a luz mediante cesárea en su primer parto tuvieron, durante un segundo parto por vía vaginal, un mayor riesgo de ruptura uterina que las mujeres que dieron a luz por vía vaginal en su primer parto.
  • En las 24.876 mujeres que dieron a luz mediante cesárea en su primer parto y que intentaron un segundo parto por vía vaginal hubo que realizar en un 24,7% una cesárea de urgencia.
  • Por el contrario, en las mujeres que dieron a luz por vía vaginal en su primer parto el porcentaje de cesáreas de urgencia durante un segundo parto vaginal fue del 2,2%.
  • El riesgo de ruptura uterina fue 50 veces más alto en las mujeres que después de un primer parto por cesárea intentaron un segundo parto por vía vaginal (9,00/1000) que en las mujeres que intentaron su segundo parto también por vía vaginal (0,18/100).
  • La inducción del parto, el peso elevado del recién nacido (4.000 gramos o más), los recién nacidos más allá del termino (42 semanas o más), una madre con 35 años o más y una madre de corta estatura (164 centímetros o menos) son factores que también se asocian con el riesgo de ruptura uterina.
Las conclusiones son las siguientes:
  • El riesgo de ruptura del útero en sucesivos partos por vía vaginal se incrementa marcadamente en las mujeres con una cesárea previa.
  • El riesgo de ruptura del útero es también influenciado por la inducción del parto, el peso del recién nacido, la edad gestacional y las características maternas.