Célebres leyendas cortas El gemido de un recién nacido

http://leyendadeterror.com/leyendas-cortas/Ada y Dagoberto se casaron en la capital pero decidieron irse a vivir a provincia, sobre todo porque lejos de la capital la vida es muchísimo más tranquila.

Encontraron un pueblo muy bonito en donde establecerse. Rápidamente encontraron una linda casa amueblada a un precio inmejorable. El costo del inmueble era tan bajo que inclusive les alcanzó para comprar un par de automóviles nuevos.

La colonia era muy apacible y los vecinos siempre los saludaban con una sonrisa. Lo único extraño era que ninguno de sus conocidos quería ir de visita a su domicilio.

– Sabes Ada, los muchachos del trabajo me dijeron que nuestra morada está embrujada.

– Hay Dagoberto, te dije que no te engancharas en las célebres leyendas cortas que las personas cuentan en este pueblo, ya que precisamente lo que buscan es espantar a los que no nacimos aquí.

Los años pasaron y el matrimonio continuó como si nada, salvo por el pequeño detalle de que la pareja no podía tener familia. Ambos fueron al médico y éste les informó que su estado de salud era inmejorable, razón por la que no entendía cual podía ser el motivo por el que no quedaran “embarazados”.

Una noche fría de enero, Ada se despertó gritando y con la frente empapada en sudor frío:

– ¡Oyes eso, nuestro bebé está llorando! Dijo Ada

– Nosotros no tenemos ningún hijo, seguramente continúas un poco adormilada y por eso estás confundida. Respondió su marido.

– Iré a verlo ahora mismo a su cuna. Repuso la mujer.

Se levantó de la cama y fue a una habitación en cuyo interior sólo había un librero.

– ¡No, se han robado a mi bebé! Aguarda… Puedo oír su llanto. Está detrás de la pared. ¡Dagoberto destruye ese muro ahora, si no quieres que tu hijo muera!

Su marido al ver que ella estaba completamente fuera de sí, tomó un marro y comenzó a golpear la pared fuertemente. Cuál sería su sorpresa que entre los escombros apareció la osamenta de un recién nacido.

Después de esto, la pareja perdió la cordura y terminó suicidándose.

Cuentos cortos de payasos

Cuentos cortos de payasos

La oportunidad que Wilberto estaba esperando al fin había llegado. Durante mucho tiempo se preparó en una escuela profesional de payasos, para poder hacer reír a los niños en convivios infantiles privados.

Ese día el bufón había llegado al salón de fiestas, poco antes de media hora de que empezara la celebración. Gradualmente los invitados fueron llegando, mientras él se ponía su colorido atuendo en el baño.

Comenzó leyendo varios cuentos cortos. Sin embargo, repentinamente cambió la dinámica con el propósito de que no solamente los infantes disfrutarán del espectáculo, sino que también los mayores se animaran al ver su acto. Por eso se le ocurrió llamar a varios de los asistentes al escenario.

Súbitamente quedó hipnotizado al ver a una hermosa joven que estaba sentada en la segunda fila. Velozmente el payaso hizo una serie de señas a fin de invitarla a subir a la tarima, a lo que la muchacha no tuvo ninguna objeción.

Wilberto se enamoró al instante, sobre todo porque la chica tampoco le quitaba la mirada de encima. El payaso concluyó su rutina y la gente rió a carcajadas.

En lo que llegaba la hora de partir el pastel, él aprovechó para acercarse a la mesa en donde estaba la muchacha. Se puso detrás de ella y le habló suavemente para que no se sobresaltara. Sin embargo, ella no le hizo caso y siguió disfrutando su bebida.

De pronto, otro de los invitados se le acercó y le dijo:

– Marina no puede oírte, es sordomuda.

– Wilberto quedó anonadado al escuchar esa noticia, pues no se había percatado de ello, dado que la chica se había estado riendo. No obstante, al poco tiempo comprendió que tanto para reír como para amar, no son necesarias las palabras.

Tomó uno de los globos con los que hacía figuras y le entregó una flor, acompañada de una nota que decía.

– ¿Quisieras tomar un café conmigo algún día?

A lo que ella respondió al reverso de la tarjeta.

– Sí.

Leyendas de aviones fantasmas

Leyendas de aviones fantasmasLeandro sufría de acrofobia, eso significa que el pobre hombre tenía miedo a las alturas. Pese a ello, se vio obligado a subirse a un aeroplano, pues había recibido un telegrama en donde se le informaba que a su abuelo le quedaban pocos días de vida.

Él y su veterano pariente estaban muy unidos, pues cuando Leandro cumplió seis años, sus padres murieron en un terrible accidente. Total que para poder subir al avión, se tomó varias pastillas para dormir, ya que pensaba que estando somnoliento no sentiría pavor.

Luego de unos 40 minutos de haber comenzado el viaje, el sujeto abrió los ojos y se asustó al mirar que el avión iba enfilándose hacia un risco.

– Auxilio, azafata, dígale al piloto que nos vamos a estrellar.

– No se preocupe, eso que usted siente es un efecto de una bolsa de aire, el capitán sabe cómo maniobrar el aparato. Tal vez pasemos cerca del peñasco pero no hay ningún peligro.

Efectivamente, pasaron prácticamente rozando el risco pero después de eso el trayecto continuó con normalidad. Una vez más, Leandro cerró los ojos y cayó en un profundo sueño. Esta vez despertó aún más atemorizado, pues el olor a humo fue lo que lo hizo recobrar la conciencia.

Volteo hacia su izquierda y vio como el pasajero que viajaba junto a él, estaba hecho cenizas. Giró la cabeza hacia el otro lado y lo mismo. Decenas de cuerpos calcinados.

De Leandro no se volvió a saber nada, ya que ni siquiera la aerolínea encontró su nombre en los registros. Se dice que posiblemente eso se deba a que los aviones que pasan por el “Triángulo de las Bermudas” desaparecen misteriosamente. Lo que más llama la atención es que la compañía perdiera los datos de todos los pasajeros de ese vuelo. A este tipo de historias se les conoce como leyendas de aviones fantasmas.

Cuentos de terror breves

Los cuentos de terror breves se caracterizan por relatar un hecho que provoca miedo en el lector en pocas palabras. Es decir, el autor tiene pocas líneas para poder crear un ambiente en el que literalmente se pueda respirar el miedo.

Son muchísimas las historias que involucran conceptos que la gente relaciona fácilmente ya sea directamente con ellos o con alguna evidencia que hayan experimentado. Las crónicas más comunes que han sido convertidas en cuentos de terror, son las que se relacionan con hombres lobo, vampiros, momias etc.

Cuentos de terror breves

Sin embargo, uno de los mayores fenómenos que puede desencadenar el pavor, es en el momento en el que se comienza a hablar de la muerte. Por ejemplo, ahora mismo recuerdo una leyenda en la que un par de gemelos peleaban por el amor de una mujer.

La joven era hija de un rico hacendado y ambos muchachos habían quedado prendados de su belleza al verla un día mientras caminaba por la plaza del pueblo. Cabe decir que los hermanos jamás habían peleado por nada. No obstante, casi siempre cuando el corazón se ve involucrado en un asunto, el carácter de la gente suele transformarse.

Aquí lo importante fue que uno de los jóvenes apuñaló por la espalda a su hermano dejándolo herido de muerte. Éste último antes de morir juró que regresaría a este mundo para vengarse.

Apenas habían pasado un par de días del sepelio del muchacho, cuando el fraterno de éste le declaró su amor a la joven. Ésa misma tarde, el chico comenzó a oír la voz de su hermano en su mente.

Al principio pensó que todo eso se debía a que se sentía culpable por haber matado a su sangre por cuestiones de amor. Las alucinaciones se hicieron más y más fuertes con el paso de los días. Una mañana, el joven, quien por cierto ya no soportaba el dolor de cabeza, tomó un cuchillo y se rebanó la garganta. Lo increíble es que esto sucedió al cumplirse el novenario.

Sacado de https://leyendadeterror.com/cuentos-de-terror/

Mitos y leyendas

Mitos y leyendasAunque a primera instancia los mitos y leyendas sean utilizados como sinónimos, debemos tomar en cuenta ciertas consideraciones, ya que aunque ambos conceptos tengan elementos en común, hay ciertos aspectos que los diferencian y que por supuesto, te los vamos a explicar el día de hoy.

En algo en lo que sí podemos decir que los mitos y las leyendas antiguas se parecen, es en su origen, pues ambas clases de narraciones distinguen por ser de carácter oral. Es decir, fueron transmitidas de generación en generación, gracias a que los padres se las contaban a sus hijos.

Ahora bien, veamos algunas de las diferencias más notables. Las leyendas tienen elementos fantásticos, pero su base principal procede de un hecho histórico ocurrido en una comunidad determinada.

Por ejemplo, existe una leyenda que dice que para ejecutar al cura Miguel Hidalgo y Costilla fueron necesarias más de dos descargas, debido a que el prócer no fallecía, a pesar de que los soldados le estaban disparando directamente al corazón.

El hecho de que se utilizó más metralla de la debida para acabar con la vida del “Padre de la Patria”, es verdad. Sin embargo, muchos estudiosos de la lucha independentista de México, aseguran que el motivo por el cual los impactos no dieron en el lugar indicado desde un principio, fue porque los soldados sentían pena y miedo de fusilar a un sacerdote.

Por otro lado, hay leyendas que no solamente se quedan en la comunidad en donde nacieron, sino que por sus características se difuminan por otras regiones, en las que paralelamente la gente les va agregando elementos.

En contraste, en el mito vemos que los personajes protagónicos son en su mayoría deidades, las cuales experimentan las mismas vicisitudes que los seres humanos, sólo que la manera de resolverlos es completamente distinta.

Entre las historias mitológicas de la “era moderna”, podemos mencionar la historia de la espada Excalibur, la cual acompañó al Rey Arturo de Inglaterra en sus épicas batallas.

Más de 7500 automovilistas multados por el nuevo Hoy No Circula

La Secretaría de Seguridad Pública de la capital del país informó la semana pasada que desde que los gobiernos de la Megalópolis endurecieron las medidas para la aplicación del programa Hoy No Circula, miles de automovilistas han sido sancionados.

Y es que a partir del 5 de abril pasado, se tomó la determinación de que todos los automóviles sin excepción descansaran un día a la semana, tomando como referencia el color de engomado que éstos posean, sin considerar el holograma que obtuvieron durante el proceso de verificación vehicular pasado.

nuevo Hoy No Circula

Es decir, aunque tu carro tenga “Doble cero” o “Cero”, le tocará dejar de circular un día entre semana y un sábado del mes. Todo esto hasta el 30 de junio, fecha en la que las autoridades implementarán el nuevo Hoy No Circula, es decir un sistema de evaluación mucho más complejo, en el que sólo los carros que se encuentren en óptimas condiciones, son los que obtendrán el derecho de circular a diario.

Aun así, muchos capitalinos han sido infraccionados, pues las patrullas de tránsito los han encontrado utilizando sus vehículos en un día que no les corresponde. Algunos de ellos argumentan que no sabían de estas nuevas medidas, aunque la mayoría que ha sido detenida, afirma que no les importa que sus automóviles sean remitidos al corralón, dado que esta es una acción injusta por parte del gobierno. Inclusive algunos de los castigados, han optado por tramitar un amparo.

Otra cosa que ha provocado que ciertos propietarios de carros hayan sido infraccionados es la aplicación de la Fase Uno de contingencia ambiental, la cual de abril hasta el día de hoy se ha aplicado en ocho ocasiones.

Una forma de saber si tu auto circula o no, es consultando la cuenta oficial de Twitter de la CAME, aunque si no cuentas con ese servicio, también puedes llamar las 24 horas del día a Locatel (teléfono: 56 58 11 11).

Historia de terror El ojo de vidrio hueco

Historia de terror El ojo de vidrio hueco

Cuando era joven me gustaba ir a una cantina que se encontraba a unas pocas cuadras de mi casa. El dueño del establecimiento era un señor regordete y bajito a quien todos llamaban don Melquiades.

Me fascinaban las historias de terror que me platicaba aquel sujeto, mientras preparaba los tragos de los parroquianos. Se sabía muchas historias de hombres lobo y de momias.

Una tarde mientras estaba dándole pequeños sorbos a mi cerveza le pregunté:

– Oiga, don Melquiades, usted nunca me ha dicho porque tiene un ojo de vidrio.

– Lo que pasa es que mi ojo derecho lo perdí en la guerra y para no tener que utilizar un parche, decidí mandarme a hacer una prótesis.

– ¡Vaya! Entonces usted antes de ser cantinero, participó de manera activa como soldado ¿no es así?

– Te equivocas. Este negocio ya lo tenía antes de que el ejército llamara a las reservas. Pese a lo que me pasó, no me arrepiento de haber servido valientemente a mi país, precisamente para que personas jóvenes como tú vivan en una tierra libre.

– Si no es mucha molestia don Melquiades, me gustaría hacerle otra pregunta con respecto a su ojo. Le dije

– Pregunta lo que quieras chico.

– ¿Porque la pupila es de otro color que el de su ojo natural y que es esa sustancia acuosa que se mueve en su interior?

– Te felicito. Eres muy observador. En primer lugar, debo decirte que mi abuelo tenía los ojos azules y siempre quise tenerlos de esa tonalidad. Ahora, dando respuesta a tu segundo cuestionamiento, espero nunca tener que utilizar ese líquido.

Luego hablamos de otros temas y me olvidé por completo del asunto. No obstante, meses después, observe como don Melquiades se enfrentó con un cliente que portaba una escopeta. El cantinero se arrancó su ojo y se lo arrojó al agresor directamente al rostro. La prótesis se rompió en mil pedazos liberando un potente ácido que no sólo hizo que la cara del hombre se desfigurada, sino que inclusive le carcomió el cerebro.