Célebres leyendas cortas El gemido de un recién nacido

http://leyendadeterror.com/leyendas-cortas/Ada y Dagoberto se casaron en la capital pero decidieron irse a vivir a provincia, sobre todo porque lejos de la capital la vida es muchísimo más tranquila.

Encontraron un pueblo muy bonito en donde establecerse. Rápidamente encontraron una linda casa amueblada a un precio inmejorable. El costo del inmueble era tan bajo que inclusive les alcanzó para comprar un par de automóviles nuevos.

La colonia era muy apacible y los vecinos siempre los saludaban con una sonrisa. Lo único extraño era que ninguno de sus conocidos quería ir de visita a su domicilio.

– Sabes Ada, los muchachos del trabajo me dijeron que nuestra morada está embrujada.

– Hay Dagoberto, te dije que no te engancharas en las célebres leyendas cortas que las personas cuentan en este pueblo, ya que precisamente lo que buscan es espantar a los que no nacimos aquí.

Los años pasaron y el matrimonio continuó como si nada, salvo por el pequeño detalle de que la pareja no podía tener familia. Ambos fueron al médico y éste les informó que su estado de salud era inmejorable, razón por la que no entendía cual podía ser el motivo por el que no quedaran “embarazados”.

Una noche fría de enero, Ada se despertó gritando y con la frente empapada en sudor frío:

– ¡Oyes eso, nuestro bebé está llorando! Dijo Ada

– Nosotros no tenemos ningún hijo, seguramente continúas un poco adormilada y por eso estás confundida. Respondió su marido.

– Iré a verlo ahora mismo a su cuna. Repuso la mujer.

Se levantó de la cama y fue a una habitación en cuyo interior sólo había un librero.

– ¡No, se han robado a mi bebé! Aguarda… Puedo oír su llanto. Está detrás de la pared. ¡Dagoberto destruye ese muro ahora, si no quieres que tu hijo muera!

Su marido al ver que ella estaba completamente fuera de sí, tomó un marro y comenzó a golpear la pared fuertemente. Cuál sería su sorpresa que entre los escombros apareció la osamenta de un recién nacido.

Después de esto, la pareja perdió la cordura y terminó suicidándose.