Leyendas de aviones fantasmas

Leyendas de aviones fantasmasLeandro sufría de acrofobia, eso significa que el pobre hombre tenía miedo a las alturas. Pese a ello, se vio obligado a subirse a un aeroplano, pues había recibido un telegrama en donde se le informaba que a su abuelo le quedaban pocos días de vida.

Él y su veterano pariente estaban muy unidos, pues cuando Leandro cumplió seis años, sus padres murieron en un terrible accidente. Total que para poder subir al avión, se tomó varias pastillas para dormir, ya que pensaba que estando somnoliento no sentiría pavor.

Luego de unos 40 minutos de haber comenzado el viaje, el sujeto abrió los ojos y se asustó al mirar que el avión iba enfilándose hacia un risco.

– Auxilio, azafata, dígale al piloto que nos vamos a estrellar.

– No se preocupe, eso que usted siente es un efecto de una bolsa de aire, el capitán sabe cómo maniobrar el aparato. Tal vez pasemos cerca del peñasco pero no hay ningún peligro.

Efectivamente, pasaron prácticamente rozando el risco pero después de eso el trayecto continuó con normalidad. Una vez más, Leandro cerró los ojos y cayó en un profundo sueño. Esta vez despertó aún más atemorizado, pues el olor a humo fue lo que lo hizo recobrar la conciencia.

Volteo hacia su izquierda y vio como el pasajero que viajaba junto a él, estaba hecho cenizas. Giró la cabeza hacia el otro lado y lo mismo. Decenas de cuerpos calcinados.

De Leandro no se volvió a saber nada, ya que ni siquiera la aerolínea encontró su nombre en los registros. Se dice que posiblemente eso se deba a que los aviones que pasan por el “Triángulo de las Bermudas” desaparecen misteriosamente. Lo que más llama la atención es que la compañía perdiera los datos de todos los pasajeros de ese vuelo. A este tipo de historias se les conoce como leyendas de aviones fantasmas.